jueves, 29 de marzo de 2012

La Realidad del Turismo en el Perú. Por Gastón Darío Medina Sotomayor.

Mucha gente en el Perú, en especial los jóvenes, para variar, y los ilusos, si no es lo mismo, han caído hechizados por la publicidad turística del Perú. En los últimos años hemos idealizado Machu Picchu hasta el delirio y también la comida peruana a niveles extravagantes. Todo esto reforzado sin duda por algunas publicaciones extranjeras donde, en efecto, se nombran estas virtudes peruanas. Eso suena muy lindo. Pero debemos ver la cruda realidad. Digo esto no solo por mi perversa afición a derribar mitos y ser un impenitente aguafiestas para toda clase de creyentes en general. Lo hago básicamente porque leo artículos antimineros que sugieren que el Perú debería concentrarse en estas líneas “productivas”, abandonando para siempre la odiosa y maléfica minería. Veamos si esto es posible.


Para empezar, los ingresos que deja el turismo en el Perú durante todo un año considerado bueno, o sea, sin paros regionales y tomas de aeropuertos y vías férreas, se iguala -más o menos- con lo que deja la minería en solo un mes. Sin embargo, la minería aun puede crecer mucho más, y el turismo parece estancarse. Machu Picchu es por ahora prácticamente el único recurso que el Perú ofrece al turismo mundial. Se dirá que el Perú es maravilloso, que tiene todos los climas, nosecuántos ecosistemas y especies, ricas montañas, hermosas tierras, ríos, nevados y hasta comida rica. Todo lo que quieran, el problema es que no estamos solos en el mundo. Tenemos que competir. Cuando vemos las estadísticas del turismo mundial, el Perú no aparece. En Sudamérica el Perú está por debajo de Chile, Colombia, Argentina, Brasil y Uruguay. Así es mis estimados.

Acá se le ha metido a la gente la idea de que el turismo consiste en ver ruinas. Cada vez que encuentran una ruina la quieren “poner en valor” para el turismo. Sin embargo el turista promedio del mundo no piensa igual. Los principales destinos turísticos de Sudamérica no son ruinas. Basta decir que Chile, sin tener una piedra sobre otra, tiene más turistas que el Perú, lo mismo que Colombia. Para tener una buena idea de los destinos turísticos podemos tomar como referencia las grandes cadenas hoteleras del mundo que buscan ubicarse en los principales centros del turismo. El Sheraton, por ejemplo, es la más antigua que llegó al Perú, pero tiene un solo hotel en Lima, mientras que en Ecuador, Chile, Colombia y Uruguay tienen dos. En Argentina tienen ocho. Otras cadenas hoteleras como el Hilton no se han interesado en venir al Perú, aunque sí está en Ecuador y Colombia.

El Perú con mucho esfuerzo marquetero apenas ha logrado superar la valla de los dos millones de turistas al año. México, el principal destino turístico de Latinoamérica tiene más de 22 millones. O sea, estamos bien pero bien lejos. Y lo curioso es que México no promociona tanto sus ruinas sino sus playas. Pero dado que la principal oferta turística peruana es Machu Picchu, y que a este santuario no pueden llegar más de dos mil turistas diarios por razones de preservación, parece que no tenemos muchas esperanzas de poder subir en el ranking turístico ni mejorar nuestros ingresos. Los demás destinos que se ofrecen en el Perú son lindos pero no tienen las comodidades hoteleras que el turista promedio del mundo exige. Sorry.

La gente que hace turismo en el mundo tiene dinero y quiere gastarlo bien, pero espera y busca comodidades. Por eso lo primero que hicieron los mexicanos en Cancún fueron excelentes hoteles de cinco estrellas. Hoy los árabes se han metido en el mapa turístico mundial gracias a un deslumbrante hotel en Dubai, el Burj Al Arab, uno de los más famosos hoteles de 7 estrellas de los pocos que hay en el mundo. Sin hoteles de calidad y ofertas de diversión no hay turismo. Una de las ciudades con mayor turismo del mundo está en medio de un desierto y no tiene más que buenos hoteles a lo largo de una sola avenida. Se trata de Las Vegas, que recibe más de 35 millones de turistas al año. Sí, leyó bien: 35 millones de turistas al año. Una sola ciudad en el desierto pero con docenas de hoteles y casinos.

De manera que si el Perú quiere ser un destino turístico dentro de la región parece que tendremos que cambiar radicalmente nuestra mentalidad. Por ahora el Perú está machupicchizado y culinarizado. Hace unos años hubo un interesante proyecto para potenciar turísticamente nuestras playas del norte, que por ahora son poco menos que barriadas, pero de inmediato surgieron los oposicionistas de siempre. Por desgracia tenemos en el Perú una plaga de gente que se opone a todo. Y ahora, con el cuento del ambiente, parece imposible hacer cualquier cosa sin que salten de inmediato a gritar y hacer laberinto los oposicionistas eternos.

Las playas podrían ser un gran atractivo para el turismo colocando al Perú en el circuito de los cruceros, que normalmente se pasan de largo. Pero primero tendrían que remodelar la patética Costa Verde que sigue siendo un asco lamentable que no tiene ni servicios decentes. Hay un montón de playas lindas en el norte peruano que podrían ser los ganchos para el turismo, pero primero tenemos que cambiar de chip y controlar a los oposicionistas.

En resumen, quienes piensan que el turismo, tal como está planteado en el Perú, puede ser una fuente importante de ingreso y desarrollo para el país se equivoca de plano. Estamos bien lejos de lo que la mayoría de acá piensa. Más que iluso es estúpido pensar que el turismo y la cocina pueden reemplazar a la minería. Tampoco la agricultura que no es ni el 10% del PBI. La agricultura en el Perú está parcelada gracias a la reforma agraria de Velasco y no es una opción de desarrollo. Está bien difícil revertir la mentalidad minifundista que prevalece acá. Así que, hay que ser realistas: sin minería es imposible que el Perú logre despegar como país. Además la minería genera industria y tecnología, algo que no hace el turismo. La minería produce ingenieros de toda clase, y esos son los profesionales que necesitamos para salir del subdesarrollo.

Abajo el ranking de los países de América según cantidad de turistas recibidos en el 2010.

Pais Visitantes (en millones) Ingresos (en miles de millones de US$)

1 Estados Unidos 59.7 103.5

2 México 22.4 11.9

3 Canadá 16.1 15.8

4 Argentina 5.3 5.0

5 Brasil 5.2 6.0

6 Rep. Dominicana 4.0 4.2

7 Puerto Rico 3.7 3.6

8 Chile 2.8 1.6

9 Cuba 2.5 2.0

10 Colombia 2.4 2.0

11 Uruguay 2.3 1.5

12 PERU 2.3 2.3

13 Costa Rica 2.1 2.1

14 Jamaica 2.0 2.0

15 Bahamas 1.4 2.0

Fuente: The World Tourism Organization (UNWTO) Cifras correspondientes al 2010. No se incluye a Venezuela por falta de datos. Las cifras están redondeadas.